Un rincón de paraíso escondido en la pineda mediterránea

Cala WaikikiEs un lugar encantador. Dos calas escondidas en una pineda mediterranea densa y olorosa. Para conseguir llegar desde Barcelona hay que coger el coche, que se puede dejar justo al margen de la pineda y adentrarse andando por el sendero. Hay que caminar por una media hora, hasta que la vista no se abre sobre un mar azul y inmenso. Para bajar a la playa hay que pasar por una escarpada pero nada que no se pueda hacer con un poco de cuidado.

Cala WaikikiLa primera cala es más rocosa, solo con unos pequeños rincones donde ponerse. Pero la segunda es espectacular de verdad. Una ampia lengua de arena se abre entre dos crestas de rocas. Las paredes son una explosión de colores mediterraneos: el verde claro de los pinos, el ocra de la tierra y el azul del cielo te dejan sin palabras. El agua es transparente y fresca, con pequeños peces que llegan a nadar entre las piernas. Es una playa medio nudista, en el sentido que sí, hay quién se quita la ropa así como los que se quedan en bañador. Todo en un espíritu de perfecta y reciproca convivencia.

No hay absolutamente ningún servicio, así que es mejor llevarse bebida y comida antes de salir. Además la playa es totalmente expuesta al sol, así que para encontrar un poco de sombra hay que volver a encarmarse en la pineda. Es un lugar bastante conocido en realidad, así que no hay el riesgo de encontrase totalmente solos buscando el camino: siempre hay alguién a quién preguntar. Pero es una playa con mucho espacio, así que no hay que pelear para poner la toalla, hay espacio para todo el mundo.

To see where this place is located and to know all the details you must be registered

Deja una respuesta